Sábado 25 Octubre 2014

"Nosotros, que venimos de atrás, que fuimos conquistados, que fuimos explotados, que fuimos esclavizados a lo largo de la historia, ¡qué ideas maravillosas podemos defender hoy, qué ideas tan justas pueden ser nuestras ideas! Y podemos pensar en términos latinoamericanos y hasta en términos mundiales: ¡Qué lejos hemos llegado los esclavos!"

Fidel Castro

"Ideología es ante todo conciencia; conciencia es actitud de lucha, dignidad, principios y moral revolucionaria. ideología es también el arma de lucha frente a todo lo mal hecho, frente a las debilidades, los privilegios, las inmoralidades..."

Fidel Castro

No hay oportunidad en una Revolución para los farsantes, no hay oportunidad en una Revolución para los acomodaticios, no hay oportunidad en una Revolución para los ambiciosos, no hay oportunidad en una Revolución para los mediocres, no hay oportunidad en una Revolución para los débiles y cobardes.

Fidel Castro

Antonio Aponte

¿QUIÉN GANÓ EN VENEZUELA EL 2 DE DICIEMBRE?

eleccionesEste artículo fue publicado en la Revista Punto Final (Chile) edición Nº 653, el  7 de diciembre, 2007, página 16, a propósito de lo sucedido en Venezuela el 2 de diciembre de 2007, día en el que se realizó el Referéndum Constitucional donde se sometía a consulta la Reforma a la Constitución propuesta por las fuerzas revolucionarias y que resultó una victoria de las fuerzas oligarcas.

Perdió Chávez, ganó el “no”, ganó la oposición, ganó la contrarrevolución. Todas serían respuestas correctas, pero se quedan en la superficie.

Para entender el movimiento de la política venezolana, para pronosticar, para seguir avanzando, debemos intentar más profundidad en el análisis del referéndum de diciembre 2007.

Empecemos por preguntar:

¿Qué fuerzas, cuáles ideologías, cuáles proyectos pugnan por la hegemonía social en Venezuela?

Venezuela es un país rentista desde hace cien años, esta condición ha construido una sociedad sui generis, en la que las clases sociales giran alrededor de la renta petrolera. Así, las oligarquías se forman y se nutren, no fundamentalmente de la plusvalía de los obreros venezolanos, sino de la transferencia de la renta. Lo mismo podríamos decir de los trabajadores, y de los excluidos, su condición social depende de su relación con la renta petrolera.

En Venezuela es más importante la captura de la renta, que la apropiación del trabajo.

Veamos, rápidamente, cuál es el cuadro de las clases principales de la sociedad venezolana:

Una oligarquía antigua, heredera de riquezas tradicionales, con fuertes lazos con el imperio capitalista, contrarrevolucionaria.

Junto a ella una neoligarquía formada en el período revolucionario, que vive la dicotomía existencial, de estar obligada a mantener un discurso revolucionario que contradice sus nuevos intereses económicos.

La clase media alta, transculturizada, cocinada en los valores del capitalismo gringo, consumista, superficial, apatrida.

Una clase media baja, proveniente de los excluidos, o de la clase campesina, son pequeños comerciantes informales, taxistas, empleados públicos de menor rango, que vive en una franja de alta inestabilidad social, un día se acuestan propietarios y al otro día amanecen literalmente en la calle, damnificados, indigentes.

Los obreros, luchando por encontrarse con su ideología, debatiéndose entre la puja por la renta y el papel histórico que deben cumplir en este período revolucionario. En este sector está surgiendo una dirigencia que cada día es más conciente de su papel, aunque persiste la mafia dirigente tradicional, encargada de impedir que las luchas obreras vayan más allá de lo reivindicativo inmediato.

Los campesinos, pocos, ha sido una clase desplazada a la ciudad en busca del sueño de la renta que les alivie las miserias y el abandono del campo.

Una gran masa de excluidos, marginados de todo beneficio social.

Antes de entrar a diagnosticar los proyectos que pugnan por la hegemonía, hablemos de una característica propia de nuestra sociedad.

Aquí en Venezuela, donde la riqueza se genera fundamentalmente en PDVSA, empresa del Estado, que con pocos obreros, captura plusvalía internacional, el problema central de la Revolución es cómo se invierte la renta petrolera.

Los proyectos de país lo determinan la respuesta que se de a este asunto.

Unos postulan que no es definitorio en qué se invierte la renta, por lo tanto, se puede crear capitalismo con ella, siempre y cuando se mantenga la propiedad sobre las grandes empresas estatales generadoras de riqueza. Proponen así una suerte de Socialcapitalismo.

Sería un sistema híbrido, en el que se conviviría con un capitalismo que piensan controlar anulando su naturaleza voraz, expansionista y su manifestación política.

Frente a esto, otros postulan que el Socialismo es ante todo un problema de creación de Conciencia del Deber Social, de rescate de la armonía social perdida por el espíritu egoísta del capitalismo, y que esa Conciencia del Deber Social debe tener su soporte real en la Propiedad Social de los medios de producción administrada por el Estado. Y que la propiedad nosocial, en cualquiera de sus formas, es base material para el capitalismo.

Fácilmente percibimos que la inversión de la renta no es meramente un asunto económico, al contrario, se trata principalmente de un asunto de formación de conciencia. Y debemos tener en cuenta que la conciencia, en este país, no se genera donde se genera la riqueza, que es una forma sui generis de generarse, no viene de la plusvalía nacional, sino que es una captura de plusvalía internacional.

Siendo así, sí se rodean a la Propiedad Social administrada por el Estado de un cordón capitalista, este cordón creará conciencia capitalista en la sociedad, se expresará políticamente, yugulará al Socialismo, y terminará por privatizar las empresas estatales, por llevarlas al campo capitalista. La historia nos dice que en los sistemas híbridos, cuando el Socialismo ha sido permisivo con el capitalismo, este termina por imponerse y engullir al Socialismo.


Por tanto, es necesario invertir la renta para formar una economía de Propiedad Social administrada por el Estado, que sea generadora de Conciencia del Deber Social. Economía y conciencia que son la base del Socialismo.

Ahora entendemos que los proyectos que pugnan por la hegemonía, se diferencian por el uso que proponen para la renta petrolera.  Se pueden clasificar en dos grupos:

El proyecto capitalista, que agrupa a las oligarquías, la vieja y la nueva, dentro y fuera del gobierno. Se presenta con dos variantes:

Una, la francamente capitalista, atada al imperio gringo, privatizadora de las grandes empresas estatales, segregacionista, despreciadora de los humildes. Esta variante cuenta con la clase media alta, y es francamente contrarrevolucionaria.

Otra, la capitalista vergonzante, es de reciente formación, nació en la Revolución Bolivariana, postula el socialcapitalismo del que antes hablamos, impulsa a sectores francamente capitalistas y evita las formas de propiedad social.

Y por último, la propuesta Revolucionaria, la Socialista, que propone la utilización de la renta para la creación de la base material: la propiedad social, y la base espiritual: la conciencia del deber social, que sustente el Socialismo.

Ya estamos en condiciones de analizar los resultados del 2 de diciembre con más profundidad.

El 2 de diciembre triunfó el “no”. La marcha de la Revolución, el rumbo de la sociedad venezolana, el destino del continente, dependen del riguroso análisis que se haga de los resultados del referéndum del 2 de diciembre. Veamos.

Es necesario buscar las causas más profundas de ese resultado adverso, corregirlas y, tal como hacía el Libertador, crecerse frente a la adversidad, sólo de esa manera transformaremos el revés en victoria.

Debemos aceptar con valentía que algo estamos haciendo mal, cuando hemos perdido millones de votantes, a pesar de las misiones, de los consejos comunales, de los microcréditos, los bancos comunales, las mesas técnicas, el aumento del consumo, mercal, las obras de infraestructura, el extraordinario liderazgo del Comandante Chávez, etc. etc. etc.

Lo que estamos haciendo mal lo podríamos buscar en los hombres, y sustituirlos, estaríamos así sustituyendo sólo a los instrumentos del error, sería un pañito caliente. Podríamos ignorar las fallas, sería un suicidio en primavera. Podríamos asustarnos y retroceder en el camino del Socialismo, volver al pasado por las trochas de la conciliación con el capitalismo, sería asesinar la esperanza.

La causa profunda de los errores cometidos que nos llevaron al tropiezo del dos, debemos buscarlos en la ideología hegemónica hasta ahora. Expliquemos.

La Revolución ha estado hegemonizada por la ideología de la pequeña burguesía, que se caracteriza por una acertada percepción del capitalismo: lo diagnostica como el origen de la miseria espiritual y material de la sociedad, pero al mismo tiempo tiene inmenso terror a superarlo de la única manera que se puede superar, con el Socialismo auténtico, el de la Propiedad Social de los medios de producción y la Conciencia del Deber Social.

Esta ambigüedad, este navegar en dos aguas, hace que la pequeña burguesía busque “fórmulas de cambio” que dejan intactos los pilares del capitalismo, en esa ambigüedad se desgastan los procesos, no avanzan, y terminan por restaurarse el capitalismo franco, el que se une a las formas más avanzadas del capitalismo mundial, la globalización.

Esta suerte de soluciones a medias, de querer construir una realidad nueva sin sustituir la vieja, esta fantasía de convivencia de los dos sistemas, de cohabitar las dos conciencias, nos lleva a cometer errores y a descuidar el objetivo principal de la Revolución: Instalar en la sociedad la conciencia del deber social, organizar esa conciencia, darle base material.

Siendo así, fallamos en la construcción de la base material, cuando no sabemos convivir con las formas capitalistas sin convertir esa convivencia en un modelo estratégico, y convertir a los empresarios en el ejemplo del hombre nuevo.

Siendo así, fallamos en la construcción de los instrumentos organizativos, al no hacerlos vehículos para la formación de la conciencia, sino territorios para el ejercicio del egoísmo.

Siendo así, fallamos en la creación de una nueva cultura y adoptamos las viejas manifestaciones culturales reproductoras y perpetuadoras de los valores que sustentan al capitalismo, obstáculo principal de la Revolución.

Esta ideología, que nos condujo hasta aquí, ¡fracasó!, es necesario sustituirla, por la ideología revolucionaria. Preñar a la sociedad de Socialismo, y no puede haber preñez a medias.

¿Cómo se expresará esta situación en lo político en los próximos días?

La política revolucionaria en este período estará signada por la lucha entre el proyecto de la oligarquía emergente y el proyecto Socialista.

La oligarquía emergente busca construir un nuevo pacto político con la oligarquía tradicional, que tenga como base económica un capitalsocialismo. Es así que se aúpan la formación de nuevos empresarios, y estimulan a los empresarios ya existentes, crean formas de propiedad nosocial. En la práctica sustituyen las metas socialistas por una presunta democratización del capital.

Por ese camino se les presenta un problema de imposible solución: si la Revolución no avanza en la construcción del Socialismo, si se estanca en el capitalismo, no pueden de ninguna manera resolver los problemas sociales que el capitalismo crea, a lo sumo, podrán disimularlo con la alta renta petrolera e inevitablemente se desgastarán.

Pero además, ese camino ambiguo del socialcapitalismo, no nos permite derrotar definitivamente a la oligarquía, porque las ideologías de las oligarquías, la nueva y la vieja, son en el fondo la misma, no son contradictorias. Esto se manifiesta en lo político en formas y convenciones legales permisivas, donde la oligarquía tradicional se refugia para luego de cada derrota acumular fuerzas para una nueva arremetida.

De esta manera, la Revolución está condenada a una situación de desgaste, con períodos de calma y conciliación con la oligarquía tradicional, seguidos de períodos de combate que van desgastando poco a poco a la opción Socialista.

En resumen, el proyecto socialcapitalista no es viable, se agota estratégicamente, no crea las bases espirituales para avanzar. Este proyecto está destinado a abrir paso a un proyecto capitalista franco, o al Socialismo verdadero, no hay otra alternativa en Venezuela.

En las elecciones del 2 de diciembre ganó la contrarrevolución, salió derrotada la Revolución. Ahora la lucha principal se traslada al interior del bolivarianismo, es una pugna entre el proyecto Socialista auténtico, y el proyecto híbrido socialcapitalista, conciliador, restaurador, y en definitiva capitalista.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Biografías

Biografías

 

botones lineas de chavez
Contacto con el Socialismo (Audio)
Un Grano de Maíz
Debate Socialista DigitalPunto Final
5 Héroes Cubanos
larosablindadaboton